martes, 8 de marzo de 2011

Mujeres

Hola, mujeres. Podría desearles un feliz día antes que nada, pero no, no estoy dispuesta a hacerlo hasta que les deje en claro un par de cosas.
Están siendo estúpidas. Me encantaría que se valoren, que se amen, que tengan confianza, que sean positivas, que sean fuertes, que enfrenten los problemas y no se escapen de ellos. Antes que quererlo para ustedes, lo quiero para mí, perdón pero mi egoísmo es más fuerte. Pero después de quererlo para mí, lo quiero para ustedes, les deseo que se encuentren, que se conozcan, que revienten sus potenciales, que se muestren firmes, decididas, sexys. Que no lo son? Están equivocadas, otra vez. Madonna. 
Tienen encantos que ni ustedes conocen, cosas que deslumbran a otras personas, que admiran en ustedes. No tienen que preocuparse por los demás, si les gusta o no lo que son, es SU PROBLEMA. Ustedes son así, no le hacen daño a nadie, por qué hacer problemas por ser quienes son. 
Eso me recuerda... envidia. Sí, la envidia es dañina, para las que la sufren y para las que son envidiadas. No envidien, FELICITEN, hay que saber cuando una perdió, y otra ganó. Y si son envidiadas, ALIMÉNTENSE de esa envidia, pues por algo alguien está deseando ser ustedes en ese momento.
Por otro lado, no busquen ser queridas, ser aceptadas, apreciadas. No se disfracen, no se guarden lo que piensan, suéltenlo, déjenlo libre, por supuesto, con cuidado y respeto, pueden herir gente. Las personas que las quieren las quieren por lo que son, y las que no, tienen sus razones y ustedes tienen que preocuparse por ustedes, no los pensamientos de los demás. Los demás están fuera de ustedes, no tienen que afectarlas, ellos se lo pierden.
En cuanto a hombres... Tengo mucho que decir en cuanto a ellos. Yo también espero a mi príncipe azul, violeta, naranja, verde, el que sea... No esperen. Tampoco busquen. Eso es sólo cuándo estén desesperadas por encontrarlo pronto. Pero lo cierto es que hay muchos, muchos como los que una quiere, exactamente del mismo color, con la misma corona, el carruaje, los caballos... Si está frente a ustedes el príncipe de sus sueños, vayan por él. Demuéstrense fuertes, decididas, confiadas, usen sus características favoritas, no las de alguna otra, SEAN USTEDES. Aunque hay que saber parar, hay que saber cuándo avanzar, cuándo detenerse. Hay que saber perder y cuando seguir intentándolo.
Si las lastiman, desde ya les digo que esa persona no vale la pena. Ustedes tienen que ser valoradas, ustedes se lo merecen. Tienen que ser tratadas con respeto, cuidado, cariño, confianza y delicadeza. La persona que no esté dispuesto o no esté listo para darles eso, o lo que ustedes NECESITEN, no puede estar con ustedes, pues no sabrá cómo darles lo que necesitan. Quizás luego de un tiempo lo aprenda, y esté listo, pero hasta entonces, estén listas para despedirse. DESPEDIRSE. Soy completamente consciente de lo doloroso que es. Pero si es necesario, hay que saber hacerlo. Cómo se hace? Se dice adiós, y entrás en un DUELO. Por más raro que suene, así es, es un duelo. Y el duelo, efectivamente, TIENE QUE DOLER. Doler, para luego sanar. No intenten escaparse del dolor. Enfréntenlo, vívanlo, lloren, griten y pateleen. Lo necesitan. Si se escapan, intentando dispersarse, o regresando a momentos felices, ese dolor, esa tristeza quedará guardada, y provocará problemas dentro suyo, nuevos problemas, cosas sin resolver que las molestarán durante un tiempo más largo aún de lo que debe durar el duelo. 
No odien a los hombres. No todos son iguales. Aprendan a aceptarlos como son, son DIFERENTES a nosotras. Por eso responden de maneras diferentes, no como nosotras lo esperamos. Conózcanlos. Y aprendan a perdonar. Ustedes mismas se sentirán mejor, y será más fácil dejarlos ir, ya que habrían cerrado y terminado todo por completo. Aprendan que todos cometemos errores, y si bien a veces no piden perdón, sepan que luego se darán cuenta de sus equivocaciones.


Bueno, creo que ahora sí... Feliz día, mujeres! No olviden que son únicas, hermosas, especiales, maravillosas, fuertes, sexys, inteligentes y encantadoras. Sí, lo son. Aménse. Madonna.


:)

2 comentarios:

Lunatica ☼ dijo...

ciertoo, muii ciertoo!

Daaniela dijo...

Como siempre me encanta tu forma de escribir y cuantan razon tenes, lastima que no es facil poner en practica todo esto :S